¿Puede de verdad el marketing ayudar a vender a las pequeñas empresas?

Siempre nos han contado que en el marketing era algo sólo para las grandes empresas. Todos los años vemos como las grandes agencias de publicidad ganan premios por sus excelentes trabajos. Vemos campañas tanto por  online como offline de  grandes empresas que se quedan grabadas en nuestra memoria,  y a todos se nos hace un poco la boca agua pensando  en lo que seríamos capaces si tuviéramos esas mismas herramientas a nuestro alcance, si pudiéramos llegar con tanta facilidad a nuestros clientes. Eso es algo obvio y que está ahí, pero muchas veces, los árboles no dejan ver el bosque y nos olvidamos que el marketing, no son sólo las grandes campañas ni los medios de masa. El marketing  es un concepto, una manera de hacer las cosas. Una manera de trabajar y pensar. El marketing es, como tanto me repetían durante mis años en la universidad, “sentido común.”

Pero no nos olvidemos que este “sentido común” ha de ser implementado de alguna manera, ha de salir de nuestras cabezas y llegar hasta nuestros clientes, y eso, es algo que hoy por hoy, que podemos hacer de una manera mucho más sencilla, económica y eficaz. Solamente debemos tener claro cuáles son nuestros objetivos y aplicar las herramientas adecuadas. Pero, ¿cuáles son las herramientas que una pequeña empresa tiene a su alcance para hacer marketing? La respuesta es que muchas y muy variadas. Vamos a hablar un poco de las principales.

E-mailing: ha sido la herramienta estrella durante los últimos años, tanto que está muriendo de éxito. Lo que en un principio era una herramienta fabulosa para comunicarnos con nuestros clientes o para buscar clientes nuevos, por culpa del abuso que ha sufrido está empezando a decaer, y aunque sigue siendo una herramienta muy válida, se han restringido su uso enormemente, llegando al punto que ya casi sólo se usa de manera efectiva para comunicarnos con nuestros clientes, fidelizarlos y comunicarles promociones y ofertas. Hoy en día ya casi nadie duda de la baja efectividad de las campañas de e-mailing para buscar nuevos clientes, y las empresas prefieren recurrir a otros métodos como la afiliación o la publicidad online.

Facebook: facebook es una herramienta fabulosa para promocionar nuestro producto, es un punto en el que podemos contar, transmitir y compartir con nuestros clientes, de una manera más directa e informal, cualquier información sobre nuestros productos, sus beneficios y características, y sobre cómo este puede ayudarles, a la vez que se convierte en una herramienta para darse a conocer fácilmente, gracias a su gran viralidad. Facebook es un punto donde podemos tener un feedback inmediato de nuestros clientes más fieles, donde nos pueden dar su opinión sobre mejoras, cambios, actualizaciones y problemas que se hayan encontrado, donde la conversación fluye de manera natural.

Twitter: aunque twitter es una red social aún por explotar en España, es una de las que tiene más potencial para las empresas por su gran viralidad. Es la herramienta ideal para contar cosas a nuestros clientes y a la gente que está interesada en nuestro producto, para transmitir información. Si lo que contamos y transmitimos en esta red es suficientemente interesante, podremos llegar a convertirnos en un referente dentro de nuestro sector, lo que nos ayudará a conseguir más ventas y a mejorar la opinión que nuestros clientes tienen de nosotros.

Youtube, Flick, Picasa: son redes sociales que nos permiten “colgar” material sobre nuestros productos o lo que queramos: videos, imágenes, folletos, y todo aquello que puede ser interesante tanto para nuestros clientes, como para nuestros distribuidores, partners o colaboradores. Esto nos facilita transmitir a nuestro cliente las ventajas de nuestro producto, o como siempre se ha dicho:” una imagen vale más que mil palabras”.

Blog: una de las herramientas más “antiguas” para las empresas en la red, y que nos permite interactuar con nuestros clientes, nos permite exponer, con más detenimiento, cualquier cosa que necesitemos, siendo una herramienta perfecta para eventos, promociones, situaciones de crisis o cualquiera en la que la empresa tenga que dialogar de manera directa con sus clientes. Además con la aparición de Twitter, nuestro blog es el contenedor perfecto para colocar las comunicaciones que queramos compartir con nuestros clientes y potenciales clientes.

Linkedin: nos permite llegar a una gran cantidad de posibles clientes, y /o partners, es una red pensada para los negocios y que nos permite ampliar nuestra red de contactos de manera exponencial, con lo que ello supone para nuestro negocio a poco tiempo que le dediquemos.

Google: la herramienta online por excelencia para las pequeñas empresas. Gracias a ella podemos llegar a una gran cantidad de potenciales clientes. Por muy pequeños que seamos, nos permite llegar al último rincón del mundo y vender nuestros productos allá donde sean necesarios, independientemente de nuestro tamaño. Sólo hay que contar con el mensaje adecuado y la segmentación clave que sea potencialmente susceptible de consumir mi producto.

Prensa: bien utilizada es una gran herramienta para las pequeñas empresas. Tanto los medios tradicionales, como lo medios online y/o bloggers, necesitan de contenido interesante para publicar. Si somos capaces de proveerles de este contenido interesante y bien direccionado, sin intención de convertir el artículo o la nota de prensa en un anuncio, conseguiremos publicar contenido sin ningún coste para nosotros, lo que nos dará una gran potencia para llegar a nuestro público objetivo.

Marketing de guerrilla: marketing de guerrilla es aquel que se hace con muy pocos recursos y poniendo siempre el foco en la notoriedad y en la rentabilidad de la acción. Si bien es cierto que han habido grandes marcas que han hecho campañas muy exitosas usando el marketing de guerrilla, sí que es cierto que han habido también empresas pequeñas que han sabido utilizar este recurso. En la mente de todos está el ejemplo de esa pequeña marca de batidoras de Estados Unidos que un buen día, se les ocurrió la feliz idea de triturar un ipod para demostrar la potencia de sus batidoras. Todo el mundo recuerda el éxito y la notoriedad que la marca alcanzó gracias a esta acción.

Estas son sólo algunas de las herramientas con las que una pequeña empresa puede contar a la hora de lanzarse al mercado y dar a conocer sus productos, pero junto a estas hay muchas más a disposición de las pequeñas empresas, tantas como ideas se le ocurran a cada Director de Marketing o Gerente de una pequeña PYME, el límite lo pone la imaginación. Lo importante es saber usarlas y tener siempre el foco de cada una de ellas muy claro y sobre todo, que es lo que queremos conseguir con cada una de ellas. Está claro que no vamos a inundar el mercado lanzando acciones a través de estas herramientas, pero muy posiblemente nos ayuden a conseguir nuestros objetivos y a superarlos con relativa facilidad.

Lo realmente importante no es que herramientas usemos, o cuantas, sino que lo que contemos en ellas tenga coherencia y que tengamos una estrategia común que englobe a todas. Es en este punto donde es importante contar con alguien que aglutine todas las acciones como si se tratara de una sola, alguien que sea la brújula que dirija el rumbo que ha de tomar nuestra comunicación. Para esto están surgiendo empresas como nosotros, especializados en este tipo de servicios, y que nacemos con el espíritu de ayudar a las empresas a seguir su foco y a centrarse en lo que realmente les aporta valor.

¿El límite? Está en el cielo, creemos, pensemos y lancémonos sin miedo al mercado.