info@iomarketing.es | +34 91 825 28 09

El posicionamiento SEO en las estrategias de publicidad

Cómo utilizar el SEO y SEM para aumentar las ventas

El término SEO responde a las siglas inglesas Search Engine Optimization (Optimización para motores de búsqueda) y supone un conjunto de técnicas encaminadas a que una página web aparezca en los primeros lugares cuando cualquier usuario efectúa una búsqueda en Internet. Sin duda, el posicionamiento SEO es de vital importancia para que una empresa pueda adquirir nuevos clientes que demandan sus productos y servicios.

Las técnicas SEO están relacionadas con la arquitectura web y las palabras clave que representan los contenidos principales de la página. El posicionamiento SEO sólo afecta para resultados de búsqueda orgánicos, es decir, no pagados ni patrocinados como es el caso del SEM (Search Engine Marketing) que tiene que ver con la gestión de enlaces de pago en la publicidad de los motores de búsqueda. El SEM está relacionado con Google AdWords, una herramienta proporcionada por Google para el posicionamiento de páginas web mediante patrocinio.

El SEO y la Publicidad van de la mano

Detrás de las técnicas de posicionamiento SEO, normalmente siempre hay una estrategia de marketing para multiplicar la presencia en la red de una empresa, facilitando así su publicidad con distintos links y participación en redes sociales. Si se lleva a cabo de manera adecuada, el SEO proporciona un mayor número de visitantes a la página web, un mayor número de conversiones y un ahorro considerable en campañas de publicidad y marketing tradicional.

Sin embargo, hay que decir que el posicionamiento SEO no es milagroso en cuanto a tiempo. Requiere constancia. Los resultados no aparecen de un día para otro. Es imprescindible elaborar una estrategia de SEO exhaustiva, con buenos contenidos y sobre todo que sean originales. Este es un aspecto esencial para que Google considere que la posición de una web debe estar lo más arriba posible. Por tanto es importante evitar la duplicidad de contenido de otras webs y tratar de ofrecer la máxima calidad posible.

Características de la estrategia SEO

Los estudios demuestran que el ojo humano se centra con mayor atención en la parte superior izquierda de la pantalla, por lo que es ahí donde debe aparecer la empresa bien posicionada para que el usuario decida clickar en su página web, y eso, indefectiblemente, pasa por disponer de una buena estrategia de SEO. Esta debe diseñarse a nivel global, ya que entran en juego numerosos elementos, tanto internos como externos, que deben tratarse de manera pormenorizada.

Elementos como el nombre del dominio, la URL amigable, los encabezados, el título de la página, los Metatags, la velocidad de carga, el tiempo de estancia en la web, el porcentaje de rebote, los nombres de los archivos, la coherencia en los enlaces salientes o la información del hosting, requieren de un estudio previo y así poder dar forma a la estrategia SEO más idónea para cada cliente.

El SEO y el SEM son compatibles al cien por cien. El primero supone una mejora de resultados a medio y largo plazo, y el SEM es más inmediato y cumple su función de posicionar desde el primer día una web que antes no aparecía en los principales puestos del buscador. Si se cuenta con verdaderos expertos en la materia que elaboren una estrategia adaptada a las necesidades de cada empresa, el posicionamiento SEO y SEM juega un papel decisivo a la hora de hacer visible una empresa en Internet y conseguir así aumentar sus ventas.